No habrá soporte de Windows 7/8.1 para los Intel Kaby Lake y los AMD Ryzen

A principios de año fueron presentados los nuevos procesadores Intel Kaby Lake. Unos meses después fueron lanzados los AMD Ryzen con los que la compañía pretendía plantar cara a la competencia. Microsoft, a pesar de estos avances, ha decidido dar todo el soporte de windows de estos nuevos procesadores a Windows 10 relegando a Windows 7 y 8.1.


El soporte de windows tiene una nueva política

Como ha afirmado la empresa Windows 7 fue lanzado en el año 2009 y Windows 8.1 en 2012. Debido al tiempo que estos llevan activos, Microsoft esta intentando migrar como sea a su nuevo sistema operativo Windows 10.

El nuevo sistema ya lleva dos actualizaciones grandes y está por llegar una tercera con la que la empresa quiere sacar el máximo partido a su sistema operativo mas reciente. A pesar de que todavía tenemos soporte de Windows 7 y 8.1 es verdad que no es el mismo que antes y con este comunicado menos aún.

Según afirman esta falta de soporte se verá como un error 80240037 en Windows Update al querer buscar una nueva actualización. Esto es así ya que los procesadores nuevos requieren de la última versión del sistema operativo para funcionar. Como ya señalaron los fabricantes de los mismos. Es decir, Windows 10 es la única plataforma capaz de soportar a los nuevos procesadores:

  • Intel de 7ª Generación.
  • AMD “Bristol Ridge”
  • Qualcomm “8996” si nos referimos a los procesadores para móviles.

Con esta política los sistemas Windows 7 u 8.1 que tengan dichos procesadores no podrán descargar las nuevas actualizaciones desde Windows Update.

soporte de windows

Intel Kaby Lake

Qualcomm 8996
soporte de windows

AMD Ryzen

 

Microsoft ya había avisado.

Este punto fue afirmado por Microsoft el pasado mes de Enero de 2016 en su blog y  reiterado en Agosto del año pasado. La pregunta está en ¿cuantas empresas y cuantos desarrolladores están al tanto del blog de la compañía?.Y por lo ello están al tanto de esta nueva política que se ha tomado.

Es verdad que a día de hoy muchas son las personas que utilizan Windows 7 u 8.1 para desarrollar. Por ello ya no tanto desde el punto de vista de la empresa, sino del desarrollador. Ese que este acostumbrado a un sistema operativo no tan antiguo como puede ser Windows 8.1 relegarlo de esta manera es un gran palo. A pesar de ello, la migración y el cambio no es tan brusco. Es decir, al fin y al cabo sigue siendo un mismo sistema operativo Windows con una serie de mejoras. Creo que Microsoft se precipita con esta tajante política intentando sacar esos beneficios que aún le faltan por conseguir con Windows 10.

¿Está Microsoft tomando las desiciones correctas?

¡Comparte si te ha gustado! 

¡Comparte si te ha gustado!

Estudiante de Ingeniería Informática, amante de la tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + Once =